Se esperaba con ganas la vuelta de Rubi y Borja Iglesias y comprobar la reacción que tendría la grada perica, aunque se tenía más o menos claro que no serían bien recibidos, y así fue.

Cuando el nombre de ambos sonó en la megafonía se escuchó una sonora bronca, con Borja Iglesias se repitió en cada acción que tocó la pelota, pese a que el gallego no celebró el gol que marcó a los tres minutos.

 

 

Dejar un comentario