La plantilla del Espanyol partió a las 17:00 horas de la estación de Sants en Barcelona con destino a la capital de España, pero sufrió todo tipo de inconvenientes en el trayecto y no llegó al NH Eurobuilding de Madrid hasta pasada la media noche. Una auténtica odisea.

El AVE que transportaba al equipo de Machín estuvo parado en Guadalajara unas tres horas, por una incidencia de una catenaria en Vallecas. El club trató de pedir de forma oficial a Laliga que el partido fuera retrasado pero la recibieron un no por respuesta y el encuentro se jugará como estaba previsto a las 12:00 horas en Butarque.

Dejar un comentario