El pasado miércoles, varios pericos, pudimos escuchar de primera mano a Mr. Chen en un evento benéfico organizado por Rhombus Global Consulting, para recaudar fondos destinados a la ONG Amigos de Rimkieta.

El mensaje trasmitido por el Presidente fue doble. Primero, de tranquilidad. Las emociones no van a alterar la toma de decisiones. Segundo, de seguridad. Sabemos que el momento deportivo es complicado, pero el barco es sólido y sigue su rumbo. Se ha abierto una vía de agua momentánea, pero hay herramientas suficientes para taponarla. No naufragaremos.

El Espanyol tiene 119 años de historia escrita por sus socios. No carguemos en las espaldas de Mr. Chen la situación actual. Ni la plantilla ni la deuda que asumió eran producto de su gestión. Desde entonces sólo hemos ido a mejor.

No es momento de cuestionar si el sistema es bueno, o el fichador es malo, no toca desde la grada. Vamos a remar todos en la misma dirección. Ya se tomarán decisiones.

Podemos caer en la tentación de abandonar, de pensar que la salvación es cuestión de “ellos” y, como no nos gusta ver como juegan ni como se plantean los partidos y, sobre todo, su actitud, es fácil caer en la desidia y “dejarlos solos”.

El Espanyol somos nosotros, y nosotros, los socios, somos pieza clave para revertir la situación acudiendo en masa al campo y haciéndoles sentir el aliento en el cogote. Apelarles con nuestra presencia y apoyo a que defiendan con intensidad máxima en el campo, durante los 90 minutos, la historia de nuestro Club, una historia de Primera. No nos abandonemos a nosotros mismos porque somos nosotros los que permanecemos y los que pertenecemos.

Somos el Espanyol. Hemos pasado por esto anteriormente y sabemos cómo salirnos. Unidad es la clave. Demos un paso al frente y lideremos la remontada. Compromiso por nuestra historia.

Dejar un comentario