Una vez finalizada la pretemporada perica con un contundente 4-0 frente al Almería (uno de los equipos en las quinielas para el ascenso), el Espanyol de Vicente Moreno ha devuelto la ilusión al aficionado perico. El técnico ya ha mostrado su estilo y quiere jugadores con una mentalidad ganadora. Pero a falta de pocos días para el inicio de la competición aún quedan muchas dudas por resolver. ¿Quién tiene hueco en este Espanyol?

El equipo blanquiazul se ha convertido en el nuevo rico de la categoría y se ha ganado el derecho a ser el candidato número 1 al ascenso. Sin embargo, el lastre de tener la temporada pasada la plantilla más cara de la historia hace que algunos jugadores importantes deban salir por el famoso límite salarial. Por primera vez la operación salida es más importante que los fichajes.

Conservar a la columna vertebral del equipo va a ser muy complicado, Leandro Cabrera, Marc Roca, Adrián Embarba o Raúl de Tomás tienen muchas novias, fichas muy altas y su salida puede dejar un buen dinero en caja. Sin embargo, su continuidad en el equipo puede ser vital, especialmente el caso de Embarba o RDT, jugadores que van a marcar la diferencia en muchos partidos.

Por otra parte, la pretemporada ha servido para recuperar el verdadero ADN perico, este equipo necesita muy pocos retoques y los jugadores de la casa han dejado muy buenas sensaciones. Javi Puado, Melendo, Lluís López o Pol Lozano vienen apretando con fuerza y se han ganado un sitio en el 11 titular. Prueba de ello es que el equipo domina casi todas las fases de los partidos, ha recuperado la capacidad anotadora y en los dos últimos partidos no han recibido ningún gol.

El buen rendimiento de estos jugadores ha puesto en la rampa de salida a futbolistas teóricamente importantes. David López o Sergi Darder necesitan recuperar la confianza. David puede adaptarse a la posición de central y debería tener un gesto como Wu Lei o Diego López, jugadores que rebajaron sus fichas porque su deseo era seguir en el Espanyol. En el caso de Darder es más complicado, el centro del campo con la llegada de Fran Mérida tiene nuevo dueño y dejar a un jugador de sus características y calidad en el banquillo es un lujo que quizás el equipo no necesite.

En los despachos, Rufete mantiene la operación salida atascada desde hace dos semanas y eso hace que sea complicado reforzar aún más el equipo. A pesar de que ayudó mucho el hecho de que muchos jugadores terminaban contrato o cesión (Naldo, Calleri, Ferreyra, Iturraspe, Bernardo…) y se actuó rápido en la salida de jugadores que debían de dar un paso al lado como Víctor Sánchez o Javi López, hay que tomar decisiones para reforzar la línea defensiva y tener capacidad de reacción en caso de alguna salida inesperada.

Serán Vicente Moreno y Rufete quienes decidan si habrá minutos para jugadores como Pipa, Víctor Gómez o Álex López, el primero parece que saldrá si se confirma el fichaje de Óscar Gil. Incluso Nico Melamed, Monito Vargas o Adriá Pedrosa podrían salir en busca de minutos en forma de cesión. Solo hay una certeza, con el nuevo técnico perico jugarán los que mejor estén y el equipo va a competir cada partido dándolo por nuestro escudo.

El mercado será largo (se cierra el 5 de octubre), el club ha conseguido aumentar el límite salarial y tiene un equipo muy competitivo para comenzar el campeonato. Los retoques que se están buscando son jugadores con experiencia en la Segunda División, por ello suenan Keidi Baré (en caso de salir Marc Roca), algún central con experiencia si sale Leandro Cabrera o el exdelantero perico Christian Stuani si Raúl de Tomás finalmente se marcha. Parece complicado mejorar este equipo en el que será muy difícil tener un hueco en el equipo titular. El aficionado perico tiene licencia para soñar.

Dejar un comentario