El Espanyol vuelve a la realidad de Europa League, una situación más dulce sin duda para la plantilla que la de Laliga, tanto que si hoy vence en el Ludogorets Arena se colocará líder de grupo después de las tres primeras jornadas. Pero no será una tarea sencilla, enfrente tendremos a un equipo que no conoce la derrota desde que comenzó la competición oficial en verano, y el dominador absoluto de la liga búlgara.

Pablo Machín ya dejó jugadores importantes en Barcelona como David López y Víctor Sánchez, pero además en la rueda de prensa previa al partido ha dejado claro que llevará a cabo rotaciones en el equipo en busca de dar frescura y minutos a varios jugadores para que tengan su oportunidad de mostrarle el nivel que pueden alcanzar.

El equipo ha cuajado en Europa los mejores partidos de la temporada, destacable de forma especial la victoria ante el CSKA de Moscú, aunque también el equipo realizó un partido muy completo en su estreno ante el Ferencváros, aunque no se lograra pasar del empate. La plantilla juega sin la presión de Laliga en Europa League y eso se nota. Nadie esconde que la prioridad en estos momentos es recuperar posiciones lo antes posible en la competición liguera, pero Europa motiva y el míster no tiene intención alguna de despreciarla.

Dejar un comentario