Los insultos racistas proferidos por una ínfima minoría contra Iñaki Williams le pueden costar muy caros al Espanyol. De hecho Laliga emitió este domingo una nota donde afirma que pedirán el cierre parcial del gol de Cornellá por los insultos racistas al delantero del Athletic Club de Bilbao.

Además desde Laliga se apuesta por modificar el reglamento, si es necesario, para que cualquier futbolista que escuche insultos racistas lo pueda comunicar de inmediato al árbitro.

LaLiga ha insistido en que trabaja para identificar a los autores de los gritos para iniciar acciones penales por un delito de odio. Denunciará los hechos ante la Comisión Estatal contra la violencia, el racismo y la xenofobia en el deporte.

Dejar un comentario