El mundo del fútbol nos depara en muchas ocasiones situaciones peculiares, y en el Espanyol tenemos experiencia, hemos vivido unas cuantas, que a buen seguro explican el por qué este club jamás ha logrado crecer de verdad y convertirse en referencia de una ciudad como Barcelona. La última ‘broma’ la hemos vivido con la renovación de Javi López, hace apenas unos meses se le ofreció la renovación, junto a Diego López y Dídac Vilà.

Resulta que se renueva al capitán del equipo, y unos meses después se le llama para rescindirle el mismo contrato que ha firmado hace ‘cuatro’ días, por supuesto y como es lógico el sevillano está en su pleno derecho de reclamar buena parte del mismo, faltaría más. Está es una operación que costará un buen dinero a las arcas pericas, y que bueno sería que se dieran las pertinentes explicacioines. Por qué se renueva a un jugador, para más inri al capitán, para echarlo a los pocas semanas? Es imposible encontrar una chapuza igual en el mundo del fútbol. Y bueno sería también saber lo que esto costará, como decíamos antes, a las arcas blanquiazules.

Además en todo este proceso se filtran de forma constante las negociaciones de forma interesada para erosionar la imagen de dos jugadores que con mayor o menor acierto se han dejado el alma por la blanquiazul. No parece está la mejor manera de proceder, pero doctores tiene la iglesia, mientras los focos miran a Javi López y Víctor Sánchez no miran a Rufete que a menos de un mes del inicio de la competición todavía no ha logrado cerrar ni un fichaje para el equipo de Vicente Moreno. Sin prisas, Rufo.

Dejar un comentario