Escribá no se fía de la crisis del Espanyol, que llegará a Vigo con su técnico David Gallego cuestionado, y recordó que el conjunto perico ha sumado sus cuatro puntos a domicilio, victoria en Eibar y empate ante el Alavés en Vitoria.

“Sus resultados negativos han sido en casa, y eso siempre resulta más llamativo. Fuera han ganado uno y empatado otro, lo cual nos tiene que poner en alerta. Es un buen equipo. Está disputando competición europeo y eso, tanto las fases previas como la primera jornada, les ha dado una exigencia muy grande desde el inicio”, subrayó.

Se mostró convencido de que el Espanyol “antes o después” arrancará y se instalará en la zona “tranquila” de la tabla, y auguró una “dura” pelea por el control de la pelota en el choque de mañana porque “ellos también se sienten más cómodos con el balón”.

Dejar un comentario