Ambiente de partido grande el que se ha vivido en el estadio de Butaque entre los dos equipos que han sido protagonistas esta semana en la Copa del Rey. Los nuestros se presentaban con el amargo sabor de quedarse a un solo gol de superar al Barça de los 600 millones, pero con la ambición de ganar los tres puntos y escalar posiciones en la clasificación. En la memoria de todos, la vaselina de Leo Baptistao que permitió asaltar el fortín pepinero la temporada pasada.

Sorpresas en la alineación Quique apostaba por el sistema 4-3-3 que ha comenzado a utilizar en Liga, con la inclusión en el once de Granero en el centro del campo en lugar de Darder y la titularidad de Diego López en portería.

El partido comenzó con unos minutos de tanteo donde los jugadores pericos trataban de mantener una presión alta. Sin embargo, el Leganés aprovechaba cada imprecisión en el centro del campo. Primero para reclamar un penalti en un centro desde la banda derecha y pocos minutos después para adelantarse en el marcador. Brasanac disparaba desde la frontal, el balón golpeaba al palo y el rechace le llegaba a Zaldúa, que enviaba un centro chut que rebotaba en Mario Hermoso y sorprendía a Diego López.

En dos llegadas ya iban por delante los pepirenos. La fortuna daba la espalda a los nuestros que estaban obligados a dar un paso adelante y comenzaron a generar ocasiones. Primero una llegada de Baptistao al área que no pudo rematar, a continuación un tiro peligroso de Sergio García desde la frontal que pasó cerca de la escuadra, posteriormente un fallo de Mantovani que tampoco pudo aprovechar Leo y de nuevo otro tiro de Sergio García en el rechace de un córner que se fue alto.

Seguían rondando el gol los pericos ante un Leganés que se replegaba atrás esperando una nueva contra. Mucho mejor ahora los nuestros pero sin llegar a rematar ninguna de las muchas llegadas al área pepinera, acusaban los jugadores el cansancio de dos semanas con muchos partidos.

En el minuto 30 llegó un nuevo susto, Diego López tuvo que emplearse a fondo en un mano a mano frente a Guerrero, en una nueva pérdida de balón, en esta ocasión de Duarte. Lo seguían intentando los pericos con muchas llegadas pero sin poner a prueba a Pichu Cuellar. El equipo necesitaba a Sergio García, muy desaparecido en la creación del juego.

Sergio García encara a un defensa del Leganés

El partido pudo cambiar y mucho antes del descanso. Un córner centrado por Granero provocó la mala salida de Cuéllar y un barullo en el área, el balón le llegaba a Mario Hermoso que disparaba a portería vacía y milagrosamente salvaba Bustinza en la misma línea de gol. Suspiraban en las gradas los aficionados pepineros. De nuevo la fortuna era cruel con el RCDE Espanyol.

En la segunda parte salieron los nuestros con la clara intención de empatar rápido el partido. Avisó Victor Sánchez con un cabezazo al que no llegó por poco. Pero fue Marc Navarro el que se vistió de héroe para hacer una auténtica obra de arte en Butaque, primero con un autopase con el que dejaba atrás al defensa y después para limpiar las telarañas de la escuadra. Solo saben meter golazos los pericos en Butarque.

Nueva llegada desde la izquierda de un Espanyol lanzado y de nuevo Víctor Sánchez no conseguía cabecear a portería. Sin duda los mejores minutos de los nuestros sobre el terreno de juego.

El partido entraba en una fase de imprecisiones donde cualquiera de los dos equipos podía llevarse los tres puntos. Poco a poco comenzaba a conectar el tridente perico Leo-Gerard-Sergio García, hasta que Quique decidió dar frescura al equipo. El de Bon Pastor dejaba su sitio a Sergi Darder cuando todas las quinielas apuntaban a que sería el pirata Granero el que abandonaría el campo.

Un minuto después un centro desde la banda izquierda y cabeceado por Guerrero volvía adelantar a los pepineros (2-1). La fragilidad defensiva sigue siendo el gran talón de Aquiles de los pericos esta temporada. Quedaban 20 minutos para buscar una remontada épica.

De nuevo remaban los nuestros a contracorriente forzando faltas y córners peligrosos que no encontraban rematador. Comenzaba a subir decibelios el ambiente. Pudo llegar el empate con un inspiradísimo Marc Navarro que repitió jugada galáctica para esta vez golpear el balón en la cruceta. Del 2-2 se pasó al 3-1 con un centro desde la izquierda que golpeaba de nuevo en Hermoso para sentenciar el partido. Jornada para olvidar.

Pudo maquillar el partido el Espanyol con un gol de Mario Hermoso en un centro (3-2). Pero el empate era ya imposible. No fue el día de los nuestros que perdieron la ocasión de acercarse a los puestos de arriba de la clasificación. Toca seguir mirando de reojo los puestos de descenso.

Titulares:

Leganés: Cuellar, Zaldua, Bustinza, Mantovani, Raúl García, Brasanak, Gumbau, Naranjo, Gabriel Pires, Guerrero.

Espanyol: Diego López, Marc Navarro, Hermoso, Duarte, Aarón, David López, Víctor Sánchez, Granero, Sergio García, Gerard Moreno, Baptistao.

Dejar un comentario