No pudo ser. El Espanyol B ha caído derrotado en su visita al estadio del Hércules. Este desplazamiento no es nada fácil. Esta misma temporada, el Barça no logró pasar del empate en Copa del Rey.

A pesar de llegar al descanso con el empate a cero inicial y teniendo las mejores ocasiones, en la segunda parte el Hércules no perdonó. Dalmau adelantaba a los locales en el 55 y, en el 78, Fernando ponía tierra de por medio. Podría haber sido el gol de la tranquilidad para el Hércules, pero no pudieron ponerse cómodos. Lejos de rendirse –si algo tiene este equipo es que nunca baja los brazos– el Espanyol B acortó distancias tan solo un minuto más tarde. Álex Bermejo, todavía en edad juvenil, ponía el 2 a 1 en el marcador.

Se buscó el empate, pero no llegó. El Espanyol B no pudo sacar nada bueno del José Rico Pérez. Por suerte, la combinación de resultados que se han dado esta jornada hacen que el equipo que dirige David Gallego no entre en la zona de descenso. El Gavá –que ocupa la plaza de promoción–, L’Hospitalet y el Atlético Levante no ganaron sus partidos. El Espanyol B acaba la jornada en decimoquinta posición con 32 puntos, los mismos que el Gavà –decimosexto– y L’Hospitalet, que ya ocupa posiciones de descenso.

La diferencia de goles entre los equipos implicados en la zona baja beneficia, por el momento, a los pericos: dato que podría ser decisivo a final de temporada si la competición sigue tan reñida como hasta ahora.

Una buena generación.

No se puede esconder que el Espanyol B atraviesa por un mal momento. Por calidad en los jugadores no será, pues esta generación está muy dotada. Prueba de ello es cómo se está nutriendo esta temporada el primer equipo del filial. Competir en la categoría de bronce con un equipo en el que muchos eran juveniles hace nada no es fácil. Eso sí, si el fútbol sabe qué es la justicia, el Espanyol B se salvará.

Dejar un comentario