A diez días de que arranque la pretemporada del Espanyol, el banquillo del RCDE Stadium continúa sin inquilino, lo que hace desesperar a la hinchada blanquiazul que ve con recelos el inicio de un proyecto que debe devolver al equipo a la Primera División. El escogido por la dirección deportiva es Vicente Moreno, pero las negociaciones con el Mallorca han entrado en punto muerto.

Ante esta situación o el Espanyol se vuelca en la llegada del míster valenciano, lo que se traduciría en pagar íntegramente el millón de euros de su cláusula de rescisión, o activa un plan B. En los despachos pericos se sigue a la espera de que los dirigentes bermellones acaben cediendo y se pueda llegar a un acuerdo, pero los dueños del Mallorca están dolidos con la actitud de Vicente Moreno de haber negociado a espaldas suyas un acuerdo con el equpo perico y no están dispuestos a rebajar sus pretensiones económicas.

El plan B consistiría en apostar por Rubén Baraja, a quien nunca se ha dado por descartado en los despachos pericos. Otro que contaría con opciones sería Pacheta, que todavía se encuentra en plena competición, en los play off de ascenso a Primera División con el Elche. Lo que es evidente es que la solución debe llegar antes de diez días, empezar la pretemporada sin entrenador no se contempla, como es lógico.

El objetivo marcado y prioritario es Vicente Moreno, pero los dirigentes del Espanyol no descartan a estas alturas otras opciones.

Dejar un comentario