El Espanyol es actualmente el colista de la Primera División, y lo es por méritos propios, los de Rufete encadenan cuatro derrotas consecutivas desde la vuelta tras el parón lo que sin lugar a dudas son unos números lamentables.

El único reto al que se enfrenta el equipo es de intentar no acabar la temporada como colistas, hecho que jamás ha ocurrido, en los cuatro descensos de categoría que ‘adornan’ la historia de nuestro club, nunca el equipo ha descendido siendo el peor de la categoría.

Para ello se antoja imprescindible romper la mala racha de derrotas y ganar este próximo domingo al Leganés, equipo que también descenderá a la Segunda División junto con Espanyol y Mallorca, salvo milagro de última hora.

Dejar un comentario