El Espanyol certificó el pasado miércoles su descenso a la Segunda División, y por ello sus jugadores pueden ser objeto de deseo para muchos clubes de Primera División, y entre ellos destacan los nombres de Raúl de Tomás y Leandro Cabrera, que precisamente llegaron al club perico en el mercado de invierno.

Según algunas informaciones que llegan desde Sevilla, el central uruguayo sería objeto de deseo del Real Betis. Cabe recordar que el Espanyol pagó por el central 9 millones de euros al Getafe, un dinero que será complicado recuperar con el descenso de categoría. Todos los jugadores que llegaron en enero, tienen en sus contratos una cláusula que rebaja automáticamente su sueldo con el descenso a la división de plata.

Dejar un comentario