Hace unos meses se consumó el desastre. Después de la peor temporada en cuanto a resultados deportivos de la historia de nuestro club acabamos últimos de la liga de Primera División y descendimos a Segunda por quinta vez en nuestra historia.

He querido hacer un análisis de la situación en la que nos encontramos en esta temporada teniendo en cuenta nuestra historia, qué representamos en el fútbol español, nuestra economía y nuestro poder como institución. He recogido una serie de datos que creo pueden ser interesantes e ilustrativos. Veamos:

  • Si nos ceñimos a nuestra historia, vemos que el Espanyol ha descendido cuatro veces previamente: las temporadas 61-62, 68-69, 88-89 y la última ocasión la 92-93. En las cuatro ocasiones ascendimos o por vía directa o por la promoción de ascenso al año siguiente. Somos  el único equipo español con este palmarés. El Valencia tardó 3 años en ascender a Primera tras la fundación de la Liga y el único descenso subieron al año siguiente. El Villarreal por su parte tras ascender el 1998 por primera vez descendió en dos ocasiones posteriormente y también subió a la primera temporada en ambos casos. Son ascensos inmediatos pero con números evidentemente diferentes a los nuestros. En eso tenemos un 4/4, un 100% de efectividad. El Atlético de Madrid, el Sevilla, el Betis, la Real Sociedad, el Zaragoza u otros no pueden decir lo mismo.
  • En cuanto a temporadas en Primera o en la clasificación histórica en cuanto a puntos  obtenidos somos con diferencia el mejor equipo de Segunda. Con una diferencia grande respecto al segundo, el Zaragoza, enorme respecto a el Sporting de Gijón, el Málaga en sus dos versiones, el Oviedo y la UD Las Palmas, y abismal con el resto de equipos.

Cabe mencionar que seis de nuestros rivales nunca han estado en Primera: el Fuenlabrada, el Alcorcón, el Lugo, la Ponferradina, el Cartagena y el Mirandés.

Mirando su trayectoria en Primera, es un grupo muy heterogéneo. Hay equipos que  recientemente han estado en Primera, como el Mallorca, el Leganés, el Rayo Vallecano, la UD Las Palmas o el Girona, en las dos ultimas temporadas, frente a otros como el Castellón, el Sabadell  o el Logroñés, ausentes desde hace veinte o más años.

Hay equipos de los que antes llamábamos “ascensor” con múltiples ascensos a Primera, como el Málaga, con 13, el Rayo, el Mallorca, el Oviedo, el Sporting de Gijón y el Zaragoza, con 7, frente a otros con un único ascenso, como el Leganés o el Girona.

Tenemos históricos grandes que “suenan” a Primera como el Zaragoza, el Sporting, el Mallorca, la UD Las Palmas o el Málaga frente a otros a los que habitualmente ubicábamos en Segunda B como el Fuenlabrada, el Lugo o la Ponferradina.

Se mire como se mire y veamos los números como los veamos somos a nivel histórico el más grande y laureado de la categoría junto al Zaragoza.

  • Si hacemos un análisis retrospectivo de las últimas 30 temporadas en Primera vemos que en 23 ocasiones de 90 posibles se ha producido un ascenso de un equipo recién descendido en la temporada inmediatamente anterior. Eso supone según la estadística un 25% de posibilidades de ascender al primer año. Cuando descendía un equipo de más tradición en Primera y teóricamente favorito las posibilidades de ascender eran mayores, hecho que sucedía habitualmente hasta hace 10 temporadas (vimos en esta situación al Zaragoza, Betis, Sevilla, Celta, Deportivo o Racing). Pero en los últimos años la tendencia ha ido cambiando, la Segunda esta más igualada y los favoritos no cumplen los pronósticos (casos del Zaragoza, Deportivo, Racing u Osasuna, que  o no han subido o les ha costado varios años). También observamos que de esas 30 últimas temporadas en 10 no ha subido ninguno de los descendidos. Esto supone un 33% de posibilidades de que se produzca este hecho.
  • Si damos por seguras las informaciones publicadas de que el presupuesto del Espanyol este año en Segunda está previsto en una cifra cercana a los 50 millones de euros, podemos compararlo con el resto de equipos.

En el cuadro adjunto se observa el presupuesto de la temporada anterior, 2019-2020. Girona y Rayo van a ver claramente reducidos sus ingresos como recién descendidos en esta segunda temporada consecutiva en Segunda. Por otro lado el Mallorca y el Leganés entrarán entre los primeros dado el apoyo económico de la LFP a los recién ascendidos. Los recientemente llegados de Segunda B ocuparán por lógica alguno de los últimos lugares en cuanto a presupuesto. La crisis actual y la situación derivada del Covid hace prever que desciendan de forma notable la mayoría de los presupuestos respecto a la temporada pasada.

Si tomamos como referencia la temporada anterior vemos que únicamente 7 equipos superaban los 10 millones y únicamente uno superaba los 20, el Girona, ahora con un considerable descenso en sus ingresos.

Por tanto el Espanyol, con esos previsibles 50 millones, se encuentra en una situación de privilegio a nivel económico para competir en Segunda esta temporada. Si no se consigue el ascenso, en años posteriores los ingresos menguarán de forma considerable, y el presupuesto como consecuencia se vería notablemente disminuido.

  • Teniendo en cuenta el número de socios y abonados el Espanyol también ocupa el primer lugar de los equipos de Segunda, seguido de cerca por el Málaga, el Sporting de Gijón, el Zaragoza y la UD Las Palmas, todos ellos por encima de los 20000 abonados. En el otro extremo están los recién ascendidos de Segunda B o los que llevan poco tiempo en la categoría como el Logroñés, el Sabadell, el Alcorcón, el Lugo o el Fuenlabrada.

También por capacidad del Estadio, el RCDE Stadium, con 40000, el Espanyol ocupa el primer lugar en cuanto a número de espectadores. Otros estadios históricos como El Molinón, el Carlos Tartiere, La Rosaleda, el Estadio de Gran Canaria o La Romareda se hallan entre los 30 y 35000 espectadores. En cuanto a menor capacidad, Alcorcón, Fuenlabrada, Miranda de Ebro y Lugo, con entre 5 y 7000 espectadores.

Otra variable a tener en cuenta, aunque en los tiempos actuales no es decisiva por efectos del Covid, es la capacidad de desplazamiento de las aficiones. En ese aspecto la afición blanquiazul ha demostrado un gran poder de movilización en las ocasiones en las que el equipo lo ha necesitado. Girona, Sabadell, Zaragoza, Castellón, Logroño, Miranda, son lugares donde previsiblemente la afición perica puede desplazarse en masa. Otras aficiones de Segunda con capacidad de desplazarse son la del Zaragoza, el Sporting de Gijón, el Málaga o el Oviedo, aunque no cabe olvidar que equipos recién ascendidos como el Castellón o el Logroñés u otros que realicen una buena temporada también pueden movilizar a miles de personas.

Recientemente la revista Palco 23 publicó que el RCDE en cuanto a patrimonio inmobiliario ocupa la quinta plaza de los clubs españoles con 114 millones de euros. Evidentemente si establecemos una comparativa con la mayor parte de clubs de Segunda la diferencia es abismal.

En resúmen, historia, cifras, economía, estadísticas, afición, patrimonio, todo se muestra favorable al RCD Espanyol. Esta es la realidad. No conseguir el ascenso con estos números, nuestra potencia como institución y nuestras posibilidades sería un tremendo fracaso.

Ahora los dirigentes son los encargados de construir un equipo y gobernar la nave con mano firme, de forma que se refleje en el campo lo que hemos visto en los números.

Es la hora de olvidar la temporada pasada, es la hora de la unidad, es la hora de la esperanza y la ilusión. Dirigentes, entrenador, jugadores, aficionados, prensa, todos juntos por un objetivo común. Sin fisuras, sin críticas, solo pensando en el Espanyol.

Es cierto que si las cifras te son favorables es más fácil llegar al éxito, pero no es menos cierto que para conseguirlo deben cumplirse ciertos requisitos. Porque el fútbol es un deporte y como tal es imprevisible. Por eso el acierto en las decisiones debe estar combinado con sacrificio, esfuerzo, lucha, orgullo, fuerza física y mental, trabajo y más trabajo. Todo ello tiene que ser la receta diaria para conseguir el éxito. Sin estos factores no dejaremos de ser “el nuevo rico de Segunda” del que algunos ya hablan. Un gigante con pies de barro. ¿O realmente seguimos siendo aquel club con orgullo, lucha y pasión tantas veces demostradas? ¿Aquellos que siempre se han levantado después de cada golpe?¿Aquellos que siempre hemos luchado en situación de desigualdad e inferioridad de condiciones? Pericos, ahora es el momento de demostrarlo de nuevo.

Dejar un comentario