Cuando hablamos del Real Club Deportivo Espanyol de Barcelona acostumbra a ser en clave futbolística. La mayoría de los pericos lo somos porque seguimos a nuestro equipo de fútbol pero no debemos olvidar la magnífica y gloriosa historia del Espanyol como club polideportivo. El hockey patines, el baloncesto, el voleibol, el atletismo, el béisbol, la petanca, el rugby, el ciclismo,… Los múltiples equipos de nuestro club, que por algo nos apellidamos deportivo, en honor al mundo del deporte, fueron el vivero y el origen de muchos pericos. Estos pasearon con orgullo nuestro escudo y nuestro nombre por los campos de España y en muchas ocasiones  fuera de nuestras fronteras. Muchas familias pericas lo son porque un antepasado jugaba a hockey, básquet o corría con la camiseta del RCDE.

Hace unos cuantos años tuve la suerte y el privilegio de conocer a Francisco Boronat Cano, Paco para los amigos. Sirva él de ejemplo para resaltar lo que han significado los equipos polideportivos del Espanyol en nuestra historia y el prestigio que nos han dado como club. La  vida de Paco, como la de otros deportistas blanquiazules, fue una historia plagada de éxitos deportivos: Paco jugó en el equipo de hockey del RCD Espanyol entre el 1952 y el 1960. Fue cuatro veces campeón de Catalunya y cuatro veces campeón de España. Fue internacional con  la selección española 112 veces, dos veces campeón del Mundo, una campeón de Europa, tres campeón de la Copa Latina y tres campeón de la Copa de las Naciones de Montreaux.

Posteriormente fue seleccionador nacional de España, selección con la que ganó dos campeonatos del mundo. Más adelante al dejar el cargo fue vicepresidente de la RFE de patinaje y representante en el COE.

Paco era un tipo fantástico. Buena persona, con un gran corazón, perico de pies a cabeza, con  un sentimiento blanquiazul muy intenso. Recuerdo como le brillaban los ojos cuando me relataba sus inicios en la pista del Turó Park de Barcelona, cuando me hablaba de su debut en el  Espanyol, cuando me contaba que éramos el equipo puntero en España y porqué no decirlo, en  el mundo. Me enseñaba álbumes de fotos de los equipos de cada año, tenía una gran colección de recuerdos y al explicar su origen lo revivía con gran intensidad. Era un señor “de los de antes”, educado, con una gran presencia, culto y un buen amigo. Siempre vi en él un reflejo de como debían ser los jugadores de las diferentes secciones del Espanyol durante gran parte del siglo XX. Por desgracia Paco falleció joven, a los 70 años, de un Infarto de Miocardio. Ese corazón tan grande que tenia le falló. Su viuda, Alodia, me regaló el escudo de oro y brillantes con el stick de hockey que el RCD Espanyol le regaló a Paco unos años antes. “Antonio, Paco me decía que nadie lo llevaría mejor que tú”, me dijo después de morir él.

El Espanyol de hockey ganó 11 veces la Copa del Rey entre el 1944 y el 1962 (era la competición más importante de España) y 9 veces el Campeonato de Catalunya. También ganamos dos veces la Copa del Mundo de Naciones de Montreaux participando como equipo y compitiendo contra selecciones de todo el mundo. Ese equipo era también la base de la selección española de hockey, en ocasiones formada por un cinco enteramente perico. Los nombres de Trias, Más, Soteras, Rovira, Puigbó, Samaranch, Nogués, Boronat, y muchos otros, antes y ahora forman parte de la historia Perica y nos enorgullecen.

Recuerdo hace quince años cuando un grupo de incondicionales pericos encabezados por Juan Calero intentaron refundar las secciones del Espanyol. En aquella época con Tomás Barris se creó la sección de atletismo con algún fichaje sonado como María Vasco. Yo estuve con ellos apoyándolos en todo lo que pude. Destacados pericos como Claudio Biern o Maurici Massot brindaron un importante apoyo económico. Pero el proyecto no progresó. Posiblemente empezar con un equipo de élite y un alto coste económico no fue un buen planteamiento y el club   tampoco ofreció nunca su ayuda.

Años después han revivido las secciones. De la mano de Arnau Baqué y su equipo. Para mi con un proyecto mucho más lógico. Empezar desde abajo, crear equipos en categorías inferiores, con presupuestos ajustados e ir creciendo poco a poco. Y por ahora viene siendo todo un éxito. Hoy nos han dado una gran noticia: el equipo de hockey de las Seccions del Espanyol ha conseguido el ascenso a la Liga OK Plata, lo que equivaldría a la Segunda División. Casi 50 años después de su desaparición, el hockey blanquiazul se acerca a la élite. El Básquet, ya en Primera Catalana, el voley y el balonmano, que supuso una sección novedosa, comienzan una temporada ilusionante.

Hace unas semanas me hice socio junto a mis hijos Blanca e Ignacio de las Seccions. Tanto ellos actualmente como yo en mi juventud somos o hemos sido jugadores de Básquet. Por el Real Club Deportivo Espanyol, por nuestra historia, por Paco Boronat y por tantos y tantos deportistas pericos que han defendido nuestros colores durante años, apoyemos a nuestras secciones.

Disfrutemos con sus éxitos. Sintámonos orgullosos. Y un deseo formulado en voz alta: ojalá nuestro club próximamente, si el proyecto es viable, las asuma como propias.

Dejar un comentario