El Espanyol llegaba al partido ante el Eibar después de unos días complicados, una vez que se consumo el descenso en el Camp Nou. Rufete metió tres cambios respecto al partido contra el Barça. Dando entrada a Melendo por Calero, a Víctor Campuzano por Pol Lozano y Jonathan Calleri en el lugar de Raúl de Tomás.

El partido tenía intensidad en sus primeros compases, con llegadas con peligro a ambas porterías. Los primeros veinte minutos no tenían un dominador claro. Hasta el minuto 24 de juego donde llegó el regalo de cada partido, en esta ocasión en forma de penalti por manos claras de Víctor Gómez. Lo transformaba Expósito.

Y en el 35 de juego otro regalo en forma de penalti, en esta ocasión por manos de Bernardo. En primera instancia lo detuvo Diego López pero Expósito aprovecho el rechace 0-2. Tremendo. Los armeros sin hacer nada tenían el partido encarrilado. Los de Rufete trataban de reaccionar, en el 40 Calleri disparaba al palo. De ahí al descanso. Horrendo espectáculo en el primer round, uno más.

El Eibar se adelantó con dos goles de penati

Tras la reanudación la tónica era muy parecida a la de la primera mitad, muchas imprecisiones, pero dominaban los visitantes, que llegaban con peligro a la portería de Diego López. En el 57 llegó el primer cambio en las filas pericas dando entrada a Raúl de Tomás en el lugar de Víctor Campuzano. Los armeros mediada la segunda parte dieron un paso atrás, defendiendo el claro resultado a su favor.

El Espanyol se hacía con el control del partido, pero sin ninguna profundidad, era un dominio absolutamente estéril. En el 72 llegaban un par de cambios más: entraban Wu Lei y Nico Melamed en el lugar de Melendo y Embarba. En el 84 Sergi Darder sustituía a Marc Roca.

Los de Rufete volvían a caer, en un partido donde volvieron a regalar dos goles con sendos penaltis. Un nuevo esperpento de los nuestros, una nueva vergüenza. Queda una sola semana, se va a hacer eterna.

Dejar un comentario