El Real Betis Balompié siempre fue un club más o menos simpático, con una afición que siempre fue bien recibida en nuestro estadio, pero desde hace unos años a esta parte, han mutado hacía un señorío de nuevo rico, que realmente despierta una cierta antipatía que va creciendo con el paso del tiempo.

Creemos que es conveniente dejar claro que el cuadro sevillano no es mucho más que un club “ascensor” en el fútbol español, que se ha pasado muchas, muchísimas temporadas en Segunda División, cosa que no tiene porque ser mala, ni mucho menos, les reconocemos que tienen muchos aficionados por todo el país, y obviamente en Cataluña, donde viven muchos andaluces.

Este verano el Espanyol les facilito el traspaso de Borja Iglesias, capricho de Rubi, el que decidió apostar por el proyecto bético antes que por el del Espanyol, muy respetable, en las redes muchos béticos se mofaron abiertamente de nuestro club, despertando el asombro de muchos pericos, que no daban crédito a lo que veían.

El último capítulo que ha indignado a los verdiblancos ha sido el precio de las entradas para el Espanyol-Betis, el club perico ha puesto en 49 euros el precio de las mismas, y ello ha conllevado incluso un comunicado del grupo de animación del Betis afirmando que no estarán presentes en el RCDE Stadium. Lo que resulta curioso es comprobar que para el Betis-Athletic Club de este fin de semana la entrada más barata en el Benito Villamarin cuesta 55 euros. Un ejemplo de absoluta coherencia, si señor.

Precios del Betis-Athletic Club de Bilbao

Ser o creerse un nuevo rico tiene estas cosas, que se pierde el norte, el sentido común y cualquier contacto con la realidad. El Espanyol pone el precio que considera oportuno a las entradas de su casa, y el que quiera venir que pague y el que no que lo vea por la televisión o lo siga por la radio.

Dejar un comentario