Este pasado sábado era 8 de agosto, un día señalado a fuego en el corazón de la hinchada espanyolista por la trágica muerte de Dani Jarque. 11 años se cumplen ya desde que el corazón del eterno capitán dejó de latir en Italia. Una noticia que golpeo con dureza a todos los aficionados blanquiazules y a todo el mundo del fútbol.

El club como cada año organizó un reconocimiento a la figura del eterno capitán, a la que acudieron las más altas esferas del club espanyolista, encabezados por el Consejero Delegado, José María Durán. La hinchada espanyolista se fue acercando a la puerta 21, donde fue rindiendo homenaje y recuerdo al que fuera central perico.

Todos los estamentos del club estuvieron presentes, incluso el recién llegado Vicente Moreno, todos menos uno, la plantilla del Espanyol. Ningún miembro del equipo estuvo presente en el homenaje a Dani Jarque, en lo que viene a ser una vergüenza más con la que nos deleita esta plantilla, después de una vergonzosa temporada donde nos han enviado a Segunda División, siendo el peor equipo de la historia de nuestra entidad.

Papel especial y destacado de los capitanes, que a dos días del inicio de la pretemporada no encontraron un hueco para asistir a un acto que al menos les dignificaría como personas. Ni eso han sido capaces de hacer. No olvidaremos.

Dejar un comentario