No fue un buen día en lo social para el Espanyol, si bien es cierto se logro alcanzar una muy buena entrada en el RCDE Stadium, con más de 27.000 pericos en las gradas. Sucedieron dos hechos que mancharon lo que debía ser un partido de fútbol y que creíamos completamente erradicados de los estadios de fútbol.

El primero sucedió en la previa cuando una cincuentena de energúmenos se presentó sin control en las inmediaciones del RCDE Stadium y comenzó a agredir a aficionados pericos con lanzamiento de sillas y mesas de los bares de la zona. Se montó una pelea que dejó herido a un socio holandés del Espanyol, brutalmente agredido, como hemos podido ver en un vídeo. Cinco detenidos y treinta y seis identificados.

El segundo hecho sucedió en el interior del RCDE Stadium, cuando un reducido grupo de salvajes sin decencia alguna profirieron insultos racistas contra Iñaki Williams. Hay que ser un deshecho humano para insultar a una persona por su color de piel o por su raza, y desde aquí le exigimos al club que tome medidas contra toda la escoria que logren identificar, si alguno de ellos es socio del Espanyol no puede pisar el RCDE Stadium más en su vida.

La basura debe estar fuera del RCDE Stadium, y debería estar fuera de la sociedad, pero ese ya es un debate que se nos escapa como afición y como club. Pero lo que tenemos claro es que ante este tipo de actitudes no caben medias tintas. Todo nuestro cariño para Iñaki Williams, y nuestras disculpas sinceras por tener todavía a estas alturas entre nosotros deshechos humanos que llevan a cabo este tipo de actitudes racistas.

Dejar un comentario