El día después del masivo desplazamiento a Villarreal es el momento de dar las gracias a los que trabajaron para que todo fuera un éxito. Al club, a la Federación Catalana de Peñas, a los grupos de animación, a los jugadores que subvencionaron una buena parte del coste del viaje y a todos los que dedicaron el domingo a estar al lado del Espanyol en tierras valencianas.

Los pericos sabemos que no celebraremos grandes títulos, pero oigan lo de ayer lo disfrutamos más de lo que lo harán cualquiera de los que al fin de curso levantarán alguna copa. Que orgullo ver a más de 3.000 pericos repartidos por todo el estadio de la Cerámica, que orgullo ver que todo transcurrió sin ningún incidente y que final con los jugadores celebrando el triunfo con la hinchada.

El vídeo de Hugo llorando de emoción por la victoria de su equipo que se ha hecho viral, la carta que le dedica Joan Golobart en este medio, las lágrimas de David López al hablar sobre la afición perica nada más acabar el partido. Ver a David Gallego animando junto a su hijo como un perico más, son emociones y sentimientos que nadie los podrá entender más allá de los que sienten a este club como algo propio. Nos quedan muchas batallas por delante pero el convencimiento de que vamos a lograr el objetivo es pleno, y más después de todo lo vivido en la Cerámica. Gracias pericos.

Dejar un comentario