Algunos nos dirán que estamos locos, que no tocamos con los pies en el suelo, que somos unos ilusos. Pero estamos ilusionados, deseosos de que esto empiece. Queremos volver a vivir la pasión, volver a sufrir, volver a gritar, volver a llorar. En resumen, queremos volver a sentir. Porque esto se ha hecho largo, porque queremos darle la vuelta a la situación, porque estamos deseosos de poner de nuevo al RCD Espanyol donde le corresponde.

Lo tenemos todo. Tenemos una afición incondicional e incansable. Tenemos una situación económica envidiable e impensable hace unos años. Tenemos una dirección en el club que por fin parece tomar las riendas con firmeza. Tenemos un entrenador con carácter y que transmite confianza y liderazgo. Tenemos unos jugadores, tanto los que siguen de la temporada pasada como las nuevas incorporaciones, que quieren demostrar que el paso por Segunda es circunstancial y que son jugadores de Primera.

Nos gusta la mezcla entre jugadores que han jugado en Segunda durante años con jóvenes canteranos con proyección. Sabemos que hasta inicios de octubre en que se cierre el mercado la plantilla va a cambiar y con toda seguridad a mejor. Pero con lo que tenemos ahora ya nos vale para iniciar la temporada con autoridad. Marcando el paso. Por la senda del triunfo. Nuestro pensamiento tiene que ser: “Aquí estamos. Somos el Espanyol, ¿a que queréis que os ganemos?”. Y si algún día es preciso gritarlo bien alto.

Con constancia, con lucha, con firmeza, con fuerza y con entrega. Sin desfallecer, sin bajar nunca los brazos, sin dar un paso atrás. Con convicción, sintiendo que cualquier cosa es posible si uno se lo propone seriamente. Hay que salir a ganar todos los partidos. Da igual donde y contra quien juguemos. Nos da igual jugar con o sin público en el RCDE Stadium. Nos da igual que nieve en Miranda, hiele en Ponferrada, llueva en Logroño, nos muramos de calor en Almería, nos insulten en Girona o el campo este hecho un patatal en Cartagena. Solo importa ganar y demostrar que podemos de nuevo hacer historia. No solo hay que conformarse con subir. Tenemos que batir todos los récords de Segunda.

Nuestros corazones están con vosotros. Ya sabéis que laten con fuerza. Todos a una, sin distinción. Porque los pericos somos así. Una raza especial, distinta, incombustible. Orgullosos de ser pericos. Y sabemos que vosotros en el campo no nos fallaréis. Fuerza y honor. Valor siempre hasta el final. Por el escudo. Por nuestra bandera. Por nuestra gloriosa camiseta. Hoy es el día. El gran día.

Dejar un comentario