David López ha atendido los micrófonos de Movistar+ nada más acabar el partido y hemos podido ver al de Sant Cugat muy tocado y al borde del llanto. El canterano le ha pedido en reiteradas ocasiones a sus compañeros que no bajen los brazos en lo que queda.

Es muy duro. Intentamos siempre dar el máximo y que la gente este orgullosa de lo que ve, pero las cosas no nos salen. Le pido a mis compañeros que lo den todo. Este es un club histórico y esto no puede ser“, ha sentenciado David López.

“Tendría que suceder un milagro, pero nadie tiene que bajar los brazos. Lo mínimo que tenemos que dar es el máximo de cada uno, es lo único que pido a mis compañeros”, ha insistido el de Sant Cugat.

El canterano ha lamentado la auto expulsión de Jonathan Calleri “no nos pueden expulsar de esta manera, necesitamos a todos. Pase lo que pase tenemos que dar la cara y mirar hacía delante. Este club tiene mucha historia, hay que dar el máximo. Vendrán tiempos mejores“, ha señalado David López.

Dejar un comentario