Hemos charlado con Susana Guasch, una perica de pies a cabeza que triunfa en la televisión deportiva, siendo una de las caras más conocidas de Movistar+, como todos los espanyolistas esta sufriendo con la temporada del equipo y reconoce tener cierto temor por un posible descenso.

  • ¿Cuánto ha tenido que ver tu padre en tu sentimiento perico?

Todo, junto a mi hermano. Mi padre nos inculcó el sentimiento perico desde que tuvimos uso de razón. Mi hermano me saca cinco años. Al principio, de pequeña, iba de la mano de mi padre a Sarriá y a partir de los 14 años más o menos, en autobús cada fin de semana que jugábamos en casa con mi hermano. No fallábamos nunca. Hablo en pasado porque ahora vivo en Madrid y ya me es imposible… Pero mi hermano y mis sobrinos van siempre. Somos socios todos, mis hijos y yo aunque no vayamos nunca al campo.

  • ¿Cuáles son tus primeros recuerdos como aficionada del Espanyol?

Con 8 años mi padre me llevó a Sarriá a ver un partido. Me hizo esperar en la puerta de los vestuarios hasta que salió el equipo y me dijo: “¿Ves a estos señores? Pues sígueles”. Recuerdo subir las escaleras y de repente aparecer en el terreno de juego, todo el estadio lleno de gente, aplaudiendo, cantando… Me quedé tan parada que tuvo que retroceder Tommy N’Kono para agarrarme de la mano y llevarme hasta donde estaban todos los titulares para hacerme la foto con ellos. No había más niños, sólo yo. Pasé bastante vergüenza, la verdad. Pero claro, un gran recuerdo.

  • ¿La mayor alegría como perica?

El último derbi en Sarriá con los goles de Radu, el gol de Corominas en el minuto 92 que nos salvó de bajar a segunda, las dos Copas del Rey (aunque la de Mestalla es insuperable) y el Tamudazo.

  • ¿La mayor tristeza?

El fallecimiento de Dani Jarque fue el peor momento sin duda. Otro tipo de dolor fue la demolición de Sarriá, recuerdo llorar mucho, como en la final de la UEFA en Glasgow. Estuve allí y es muy duro perder una final.

  • ¿Qué significa para ti el Espanyol?

Es un sentimiento, un sentimento también familiar. Es luchar contra todo y contra todos. Es sufrir casi siempre, aunque las alegrías duran mucho y se disfrutan más. Es sentirte ninguneado y menospreciado en tu propia ciudad y aún así sentir el españolismo con más pasión si cabe. Es un mérito ser del Espanyol teniendo al vecino rico y poderoso al lado. Y un orgullo.

Susana Guasch en el centro de la imagen en la final de Copa del Bernabéu
  • ¿Qué jugador te ha hecho disfrutar más con la camiseta perica?

Raúl Tamudo por encima de todos, aunque inolvidable también Jordi Lardín.

  • ¿El Espanyol es tratado de manera justa en Cataluña?

Indudablemente no. El Barça ha arrasado con todos los equipos catalanes. Pero por historia y años en Primera el Espanyol debería recibir mejor trato, no puede ser que en los periódicos deportivos catalanes aparezca siempre a partir de la página 30. Y las únicas portadas se las lleve cuando demolieron Sarriá, el fallecimiento de Jarque o cuando nos vamos a Segunda…

El ninguneo es diario y me temo que no cambiará. El único periódico que dio un paso al frente fue el diario AS hace años, con la edición en Catalunya. Arriesgó y le salió más que bien. Aquello fue un lujo.

  • ¿Se valora más al Espanyol fuera de Cataluña?

A nivel mediático es difícil, si no te valoran en tu propia casa imagínate fuera, donde se lleva la palma el Real Madrid, luego el Barça y el Atleti. Aunque es un equipo que cae bien, sobre todo en Madrid. Por otra parte, considero que al Espanyol le falta una mejor estrategia de comunicación. Histórica y actualmente se ha vendido siempre muy mal a nivel local y nacional. Una pena.

  • ¿Confías en que logremos la salvación esta temporada?

Si te digo la verdad, este año tengo mucho miedo. Lo veo bastante mal. No funciona el cambio de entrenador, no se han jugado malos partidos últimamente, pero no se gana… Y a estas alturas ya no te puedes despistar. Lo que peor veo es no ganar en casa en toda la temporada. Por ahí puede llegar el drama. Aunque no lo quiero ni pensar. Estamos acostumbrados a sufrir. Firmo estar de mala leche y con tensión toda la temporada y salvarnos en la última jornada.

Dejar un comentario